• Black Facebook Icon

Servicios que se ofrecen

01.

Existen dificultades a lo largo de nuestra vida que de alguna manera, se van convirtiendo en problemas a los que no conseguimos dar una solución satisfactoria, y generan un alto nivel de malestar. 

En otras ocasiones, tenemos la sensación que una situación nos supera y necesitamos una opinión profesional. Éstas situaciones nos atascan emocionalmente, o todo lo contrario, la emoción nos embarga y no conseguimos controlarla.

En ciertos momentos de nuestra vida, nos replanteamos nuestra forma de actuar y sentir, y queremos entendernos, como un modo de coger el control. En ocasiones, son situaciones que hemos tenido que afrontar que nos plantea las dudas, y en otras ocasiones, tiene la estructura de una crisis vital.

02.

La historia de una pareja no se reduce a "y fueron felices y comieron perdices" tras formalizar su relación. Pasa por distintas etapas, y cada una de ellas, hará que la pareja se reajuste. A esas etapas, hay que añadir lo que les ocurra a cada miembro de la pareja en su vida y cómo la relación se adapta a esas circunstancias. 

En ocasiones, dentro de la pareja, la comunicación, la confianza, la intimidad, el tiempo que pasan juntos o el sexo, se ven comprometidos, y hace falta una ayuda externa profesional para recuperar el equilibrio. 

03.

Psicoterapia familiar

Nuestra familia de origen fue nuestro primer contexto seguro donde nos cuidaron y educaron conforme a unos valores y modo de ver la vida, donde nos enseñaron a amar y respetar y donde aprendimos a creer en nosotros mismos y en lo que hacemos. Es nuestra base.

Al crear una familia propia, con otra persona y otras bases, nuestra base se cuestiona y seleccionamos aquello en lo que coincidimos y construimos aquello en lo que creemos. Surge así en la pareja un contexto en el que funciona como un equipo, donde sus habilidades de comunicación, negociación, apoyo y confianza son su día a día.

La familia pasa por distintas etapas: el inicio de la convivencia y la vida sin hijos, la llegada del primer hijo, hijos en edad escolar, hijos en adolescencia, hijos adultos y momento en el que se van emancipando, nido vacío, jubilación y muerte de uno de los miembros. Todas ellas requieren una adaptación y, por tanto, un cambio de planteamientos, a las necesidades de sus miembros. 

A veces, el origen de donde la pareja proviene, es muy distinto y la construcción de las bases de su propia familia les resulta difícil y frustrante. La lealtad a la familia de origen o relaciones inseguras con ella,  dificultan poner la línea necesaria de separación con la nueva familia en construcción. 

En otras ocasiones, dificultades personales o momentos difíciles que atraviesa un miembro, influyen en el funcionamiento de la pareja como equipo. Incluso momentos en los que la pareja tiene dificultades entre ellos; suele ocurrir que cuando el estrés sube, ponemos prioridad en el contexto laboral o en ser buenos padres y se relega a la pareja a último lugar, y sin darnos cuenta, se desequilibra. O pueden ocurrir acontecimientos duros de afrontar para la familia.

A veces, hace falta un apoyo exterior para adaptarse a las etapas por las que pasan los hijos, o una visión profesional para cambiar estrategias.

04.

Todos tenemos la experiencia de compartir dificultades puntuales con otras personas que están o han pasado por una situación similar. Lo hace más fácil y consideramos su opinión con mayor atención. Incluso cuando, a base de ensayo - error, nos acercamos más a entender lo que ocurre o su solución, surge en nosotros una tendencia a compartirlo con otras personas a las que les pueda servir.

Pero existentes problemas que no se comparten con cualquier persona, bien porque supera la experiencia habitual de las personas de nuestro alrededor, o bien porque son temas muy personales. 

Los grupos pequeños que reúnen a personas con la intención de solucionar un problema, tienen la fuerza de compartir la misma preocupación y objetivo.

Desde los conocidos grupos para dejar de fumar o aprender estrategias para el manejo de la ansiedad, existen otros muchos. Grupos de personas que comparten situaciones vitales, tales como accidentes, muertes o separaciones. Incluso un tipo específico de apoyo a familiares y parejas de personas con dificultades concretas. Otro tipo de grupos con fama son las llamadas Escuelas de Padres, que casi siempre se forman con familias con algún miembro adolescente.

05.

Ahondar en ciertos temas dan una perspectiva distinta de las dificultades que si les dedicásemos una hora a la semana. Ciertas situaciones que se dieron en el pasado y que, por tanto, las afrontamos ya, suelen necesitar, de vez en cuando, un repaso. Relaciones con personas importantes o muertes, por ejemplo.

Sobre todo si por cuestiones laborales, estás en contacto o ayudando a personas que viven situaciones que te recuerdan con frecuencia tu vivencia.

Con el paso del tiempo, se suelen crear estrategias para protegerse del recuerdo desagradable, y crean la sensación que cada vez se hace más difícil ser uno mismo.

06.

Existen reglas que los profesionales seguimos para mantener mantener la capacidad de ayuda y una neutralidad aceptable. No asesoramos a nuestras parejas o familiares, ni tampoco a amistades importantes; no solemos compartir muchos datos personales, y mientras dura el contrato terapéutico, solemos mantener una distancia fuera del contexto de la consulta. Y por supuesto, solemos intentar no implicarnos emocionalmente.

En ocasiones, necesitamos una consulta externa por dificultades con casos concretos, a veces para cambiar el sentido de la intervención, pero muchas veces, porque aun manteniendo las reglas, se nos ha escapado algo que nos implica personalmente de alguna manera.

Una supervisión puede aportar también conexiones teóricas que pueden ampliar la intervención, así como un apoyo en casos difíciles.